- Uno de los jugadores más destacados del país dialogó con Argentina Amateur Deporte sobre su actualidad, su visión del deporte y también su visión a futuro -

 Santiago Andreasen

....Un pelotari ligado al deporte...
La Pelota es uno de los deportes que más alegrías anuales le brinda al país dado que todos los años da muestras del eximio nivel de los pelotaris argentinos. Sin ir más lejos, el año pasado en el Mundial de Barcelona y a pesar del inconveniente de la sanción por parte de la FIPV, se trajo una valiosísima medalla de oro de la mano de Santiago y Facundo Andreasen, los hermanos “del medio” de la dinastía. Proveniente de familia numerosa y de excelente relación con sus hermanos, Santiago se refugia en el deporte.

El mismo Santiago, pelotari desde chico y por herencia familiar (abuelo y padre jugadores, este último aún en actividad), renueva objetivos para mantenerse en lo más alto del deporte con el Mundial de Francia. Aunque con el agregado de que en este 2019 espera disputar los Juegos Panamericanos de Lima, una de las citas ecuménicas más importantes para la pelota dada la visibilidad que obtiene el deporte. Campeón mundial y sudamericano en 2018, ya afina los movimientos para este año.

“El 2019 arrancó entrenando con la selección, dos fines de semanas al mes, aspirando a quedar seleccionado para los panamericanos”, contó el oriundo de Vicente López. Cabe destacar que los nombres que irán a Lima saldrán de una evaluación que realizará el entrenador después de los entrenamientos selectivos que se desarrollan desde enero. Se estima que la decisión se conocerá en el mes de junio, un mes antes de viajar.

Especialista en trinquete goma, modalidad más común en Argentina, Santiago admite que particularmente en este deporte también se entrenan las demás modalidades en caso de que los torneos en el horizonte así lo requieran. Como pelotari profesional (a modo de comportamiento, ya que se mantiene con becas del ENARD) entrena casi todos los días dividiéndose en en cancha, corriendo y haciendo gimnasio. Aunque reconoce que le cuesta “frenar”, tiene un día libre que aprovecha para hacer cosas que le gustan como leer y jugar otros deportes para despejar de la competencia de todos los días.

Si bien probó y hace otros deportes, evidentemente siempre estuvo ligado a lo que involucrara una paleta o raqueta y una pelota. En su imaginario no cabe otra posibilidad de haber vivido diferente: “Creo que si no hubiera practicado este deporte me habría dedicado a algo relacionado al deporte. Con respecto a otro deporte, hubiera hecho todo lo posible por llegar a primera en padel”.

Tal como sucede con los deportes que cuentan con tanta masividad, a la pelota le cuesta crecer. Según Andreasen falta inversión en marketing y televisión. Otra de las problemáticas con la que se encuentran es que la única cancha que cuenta con las características propias de las que se usan para competir a nivel mundial es en San Luis: “La pared derecha y la de atrás de la cancha son de blindex y acá solamente hay una cancha así y está ubicada en San Luis, por lo tanto tenemos que viajar casi 800 km para poder entrenar en las mismas condiciones en las que se jugará el torneo”.

Así como se imaginó siempre ligado al deporte, en diez años no ve que su vida cambie demasiado: “Me gustaría estar trabajando en algo relacionado al deporte, ya sea en organización de eventos deportivos, administración, o lo que sea en lo que pueda compartir mis experiencias y a la vez aprender”.

Por ahora, entonces, el argentino queda a la espera de estar entre los que buscarán medalla en Lima. Y por supuesto, reafirmar su hegemonía en Francia.